Los ganaderos ven con «impotencia» cómo, un día sí y otro también, sus animales en extensivo sufren el ataque de los cánidos: «Esto es inhumano»

Pin It on Pinterest