Clostridium perfringens es uno de esos patógenos que casi siempre es una amenaza para sembrar rebaños y sus neonatos. No es de extrañar porque el clostridium es omnipresente. Se encuentra en el tracto intestinal de los cerdos, en las heces de las cerdas y en el medio ambiente, incluido el suelo. Se puede rastrear en botas y otros fomites.Fuente: Todo CerdosLeer más

Pin It on Pinterest