La ganadería debe enfrentarse a muchos retos en el siglo XXI. En la actualidad, el mercado exige
condiciones de producción que permitan certificar altos estándares de seguridad alimentaria. Al
mismo tiempo, se debe maximizar el bienestar animal y minimizar el impacto ambiental de las
explotaciones. Todo ello debe lograrse manteniendo unos bajos costes de producción que
permitan mantener el acceso a los alimentos de origen animal.Fuente: Todo CerdosLeer más

Pin It on Pinterest